Búsqueda avanzada
BUSCAR:
cualquier palabra todas las palabras
cualquier palabra en el título todas las palabras en el título

ORDENAR:

Cerrar búsqueda avanzada
La revolución neolítica
Oficialmente, República Federativa do Brasil. Estado de América del Sur, que limita con todos los estados sudamericanos, salvo Ecuador y Chile (con la Guayana Francesa, Guyana, Surinam y Venezuela al N.; Colombia al NO., Perú y Bolivia al O., Paraguay al SO. y Argentina y Uruguay al S.). 8.511.996 km2; 183.888.941 habitantes (2008). Capital, Brasilia. Régimen político: república federal, formada por la unión de 26 Estados Federados y por el Distrito Federal, divididos en 5.564 municipios de carácter presidencialista. Lengua oficial: portugués. Moneda: Real. Religión: católica (mayoritaria), protestante, animista, hebrea y musulmana.
El Renacimiento italiano en el siglo XV
El humanismo del siglo XIV trajo consigo un deseo de hacer revivir la mentalidad clásica. Petrarca, escribiendo cartas a Homero, quería asemejársele en lo posible; Cola di Rienzo, admirando a Bruto y César, creía ser más romano que los próceres que le observaban desde las siete colinas. Pero Rienzo y Petrarca eran menos griegos y menos romanos precisamente porque querían romanizarse o helenizarse. Este sentido arqueológico de la vida, esta erudición del Renacimiento, no tenían nada de clásico. Como dirá Goethe, “los antiguos eran modernos cuando vivían”. Sin embargo, el espíritu humano a veces hace sus mayores progresos por los más extraviados caminos.
La caída de Roma. Atila
Generalmente se ha descrito el hecho histórico de las invasiones bárbaras como una avalancha de pueblos germanos que, rebasando las fronteras del Rin y del Danubio, invadieron simultáneamente las provincias occidentales del Imperio. Algo de verdad hay en esto, pero la entrada de los germanos en tierra del Imperio no sobrevino de una vez ni violentamente. Se acostumbra también a decir que las invasiones produjeron un estado de anarquía...
Cristóbal Colón. Magallanes y la vuelta al mundo
Hacer un relato detallado de la vida de Cristóbal Colón –especialmente de sus primeros años– constituye una difícil empresa a pesar de (o quizás a causa de) los miles de libros dedicados a estudiar la figura del genial navegante. En cambio, la trayectoria histórica del descubridor y de sus empresas, en sus aspectos fundamentales, aparecen hoy bastante claros. La versión oficial afirma que Cristóbal Colón nació en Génova entre el 25 de agosto y el 31 de octubre de 1451, aunque existen múltiples teorías que abogan por el origen catalán, francés e incluso griego del navegante. De acuerdo con la tesis sobre su origen genovés, era hijo de Doménico Colombo y Susana Fontanarrosa. Su padre había sido tejedor de lana y se dedicó, más tarde, al comercio de quesos, paños y vinos. Durante sus primeros años vivió en su ciudad de origen, y en 1470 se trasladó, junto con su familia, a Savona. Cinco años después es posible que navegara a la isla de Chíos al servicio de los Spinola y los Di Negro, ricos mercaderes genoveses...
 
ARTÍCULO DESTACADO
  • Alejandro Magno

    Filipo de Macedonia fue asesinado en Ega, la antigua capital de su reino, en octubre del año 336 a. de J.C. Por aquellos días, Alejandro, su hijo, acababa de cumplir los veinte años. A su vez, Alejandro murió en junio del 323, o sea doce años y ocho meses después de su padre. En este corto período de tiempo conquistó un imperio enorme, recorrió grandes distancias, peleó en persona en dificilísimas campañas y siempre con un mismo propósito: el de extender su poder sobre tierras asiáticas. Alejandro era hijo de Filipo y de Olimpia, dos temperamentos que podrían definirse como un hombre de claro talento y una mujer de personalidad turbulenta. Filipo queda bien retratado en la Historia: es astuto y emprendedor, ambicioso y perspicaz; aprovecha siempre el momento oportuno para sus fines, nunca deja perder la ocasión ni llega nunca tarde; es despiadado y violento, pero conoce el valor de las ideas...
Te puede interesar
  • Navegantes y mercaderes fenicios

    Hemos tratado de explicar en los capítulos anteriores la entrada de los pueblos semíticos en el escenario de la Historia. Hemos visto un primer aspecto del pueblo semita en las conquistas de Asiria, con sus caracteres de crueldad y de despotismo. El pueblo hebreo nos ha presentado otra faceta del espíritu semítico su empeño en investigar el porqué de la Creación y el problema del bien y del mal. Vamos ahora a estudiar en los fenicios...
  • Asiria

    Assur, la primera capital de Asiria, era al principio sede de un gobernador feudatario de Babilonia. Excavaciones también llevadas a cabo por la Sociedad Alemana de Oriente procuraron preciosa información de Assur y de los semitas que la ocuparon en el II milenio a. de J.C. Quedan todavía muchos puntos oscuros; no sabemos si el país estaba ya habitado por otras gentes antes de la llegada de los asirios...
Solicitud de información